jueves, 2 de agosto de 2012

2/8/2012. En Coordina le ayudamos a reducir emisiones de carbono.


Qué es la huella de carbono
El cambio climático, provocado por la emisión de Gases de Efecto Invernadero (en adelante GEI) y en especial del CO2, es el azote de nuestro tiempo y existen evidencias considerables de que la mayor parte del calentamiento global ha sido causado por las actividades humanas. Hoy día, casi todas las actividades que realizamos (movilidad, alimentación, etc) y bienes que poseemos y utilizamos (bienes de consumo, hogar, etc) implican consumir energía, lo que significa contribuir a las emisiones a la atmósfera.
Bajo este prisma, la HUELLA DE CARBONO, representa una medida para la contribución de las organizaciones a ser entidades socialmente responsables y un elemento más de concienciación para la asunción entre los ciudadanos de prácticas más sostenibles.
Con esta iniciativa se pretende cuantificar la cantidad de emisiones de GEI, medidas en emisiones de CO2 equivalente, que son liberadas a la atmósfera debido a nuestras actividades cotidianas o a la comercialización de un producto. Este análisis abarca todas las actividades de su ciclo de vida (desde la adquisición de las materias primas hasta su gestión como residuo) permitiendo a los consumidores decidir qué alimentos comprar en base a la contaminación generada como resultado de los procesos por los que ha pasado.
La medición de la huella de carbono de un producto crea verdaderos beneficios para las organizaciones. La huella de carbono identifica las fuentes de emisiones de GEI de un producto. Esto por lo tanto permite definir mejores objetivos, políticas de reducción de emisiones más efectivas e iniciativas de ahorros de costo mejor dirigidas, todo ello consecuencia de un mejor conocimiento de los puntos críticos para la reducción de emisiones, que pueden o no pueden ser de responsabilidad directa de la organización.
¿Cómo reducir la huella de carbono?

En COORDINA podemos contribuir dándole las herramientas para poder corregir malos hábitos de sus conductores o ayudándoles a hacer sus tareas de forma más eficiente, traduciéndose en un menor consumo de combustible y reduciendo residuos, de esta manera:
- Reduciendo los kilómetros realizados de más, es decir optimizando las rutas.
- Reduciendo el tiempo del vehículo en ralentí.
- Mejorando la conducción para un menor consumo de combustible.
- Mejorando el mantenimiento del vehículo para intentar alargar la vida útil del mismo.

Reducirá costes para su empresa y ayudará a salvar el planeta.